Cambios en el cuerpo

Tu cuerpo definitivamente va a cambiar😶photogrid_1479139976443No solo durante el embarazo, pero post-parto también. Todavía no puedo decirlo con certeza, pero muy probablemente nada vuelva a ser como antes. Se que no es una buena noticia, pero lo importante es estar preparada y entender cómo va a ir evolucionando el cuerpo.

Durante el embarazo, el primer trimestre puede pasar inadvertido. Si tenes la suerte de no tener nauseas y sentirte bien, podrías sentirte como si no estuvieras embarazada, con el beneficio de que además no te viene. El cuerpo tampoco sufre cambios visibles, salvo por algún efecto en tu cara ( pueden aparecer manchas, granitos, un desmejoramiento general).
Ya en el segundo trimestre, los cambios empiezan a ser un poco más evidentes. La panza empieza a aparecer tímidamente y las lolas a ser un poco más grandes. Yo esperaba que la panza siempre fuera linda, como las embarazadas que uno ve habitualmente, pero al prinicipio la panza es una wata medio rara. Si no estás acostumbrada a tener panza como me pasó a mi, no me resultaba tan agradable al principio. Con el tiempo va tomando forma y se vuelve más parecida a lo que estamos acostumbradas a ver 🙌🏼, pero no deja de ser algo extraño de lo que vas a tener que ir acostumbrándote.
El tamaño de la panza puede variar y el paso por el ultimo trimestre puede resultar muy diferente para cada mujer. Algunas de contextura más chiquita se ven enormes porque la panza las abruma, otras más altas posiblemente tengan una panza más discreta y no les moleste demasiado para seguir haciendo una vida normal. Lo importante es no banquinear demasiado con los kilos extra, adicionales a los que son lógicos por todo lo que tenemos dentro nuestro. Creería que engordar los 9 kilos de minima resulta un poco difícil sin cuidarse y relajándose un poco, pero creo que tener entre 12 y 14 kilos debiera ser lo normal para mantener nuestra salud, la del bebe y no volvernos enormes para que todo el aspecto más psicologogico resulte más llevadero.

Lamento desilusionarlas, pero el día del parto no todo vuelve a ser como antes. Me acuerdo que todavía recostada en la sala de parto me miraba la panza diciendo: ¿a dónde se fue toda esa panza? La veía chata y sentía que había vuelto a su forma orginal. Mentira. Eso fue porque estaba acostada y el contraste entre lo que era y lo que estaba haciendo era muy grande. A medida que fueron pasando las horas me di cuenta que tenia panza, y no de embarazada (lo cual es bastante grave porque parece una panza de postre). Tiene sentido porque el utero todavía tiene que contraerse, pero es una panza que nos impide vovler a ponernos nuestra ropa, por eso continuaremos usando ropa de embarazada un poco más. Tal vez sean capaces de incorporar algunas cosas más como vestidos (que antes por la panza quedaban muy cortos) o remeras que habíamos dejado de usar. Pero los pantalones…los pantalones todavía van a tener que ser de embarazada. Eventualmente, amamantando los kilos de más se van a ir y después de dos meses mas o menos la panza va a desaparecer (tal vez necesiten endurecer un poquito). Hay que entender que el cuerpo pasa por un monton de cambios y situaciones que no son fáciles, y a veces nuestras expectaivas no coinciden con el ritmo que nuestro cuerpo tiene para recuperarse. Por eso, hay que ser pacientes y no desesperar!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: