Parto inminente

img_4439Creo que nunca escuché la misma experiencia en diferentes personas. Cada una va a experimentar el parto de manera única y tal vez pierda un poco el sentido contar mi vivencia.. Pero yo le tenía tanto miedo a lo desconocido, qué tal vez te sirva conocer una experiencia en primera persona.
Tenía claro que no quería ir a cesárea (le tengo pánico a las operaciones 😫) pero tenía mucho miedo del parto natural porque me invadían infinidad de preguntas y un miedo inexplicable a no poder llevarlo a cabo. El peor escenario era tener que atravesar ambas situaciones. Quería que #queenjuana apareciera mágicamente fuera de mi panza, y si además me podían asegurar el cuerpo previo al embarazo ideal! 😂👌🏼
Pero por más que imaginara cómo podía ser, hasta que no ocurriera no lo iba a saber.

Yo no sentí contracciones durante todo el embarazo. Con lo cual, apenas sentí la primera creí que iba a entrar en trabajo de parto. Era un domingo a la madrugada y mientras #marido dormía, empecé a contabilizar el tiempo entre cada contracción. No tenía dolor, y eso me generaba más dudas. Cuando empecé a ver que eran bastante regulares lo desperté a #marido. Pasadas las dos hs de contracciones regulares, me tomé la buscapina como me habían recomendado en el curso de pre-parto. Al ratito se desregularizaron, pero #marido (que estaba un poquito más nervioso que yo 😍) insistía en que llamáramos a la partera. Ella se dió cuenta de que yo estaba tranquila y me mando a relajarme y seguir contabilizando, que la llamara cuando me dolieran y fueran regulares. Yo no entendía bien a qué se refería, pero asumí que ella sabía de lo que estaba hablando. Estuvimos todo el domingo pensando que estábamos en trabajo de parto 😶😆😂Salimos a caminar (cerquita, no sea cosa que pariera en el medio de la calle jaja), hicimos el bolso que faltaba, nos bañamos para estar regios para ir a la clínica, nos sacamos selfies 🤳🏼 “en trabajo de parto”. La pasamos bárbaro como si fuéramos dos nenes. Eran las 12.00 de la noche y nada había pasado, hasta sentía un poco de decepción. Nos fuimos a dormir y al ratito empezaron unas contracciones distintas…esta vez sí, estaba empezando. Una vez más, empecé a contabilizar y cuando las mismas empezaron a ser regulares lo desperté a #marido. Estas dolían de verdad y cada una que pasaba dolía más que la anterior.
En el curso de pre-parto me habían dicho que las contracciones de parto duraban entre 30 y 60 segundos, todas las mías duraban el minuto completo 😡. Es un dolor dificil de explicar pero lo importante es que aunque un minuto es un montón (y en ese momento parecía mucho más incluso) no es continuo, después siempre sabes que tenés unos minutos de alivio. No encontré la fórmula para aliviar el dolor…probé el baño de inmersión, estar en cunclillas, acostada de costado, parada contra una pared, la parabolica. Lo único que recomiendo es tratar de no perder el control porque creo que todo fue bastante manejable porque siempre traté de no perder la compostura…nada de gritos descontrolados, mucha concentración y respirar. El rol de #marido, fue fundamental 🙌🏼🙌🏼🙌🏼Me acompañó durante todo el proceso y hacía todo para que me sintiera lo mejor posible.
Llegó un momento, al rededor de las 6.00 am., donde ya sentía que no podía aguantarlo. Fue ahí cuando volví a llamar a mi partera y me dijo que fuera a la clínica, ella me iba a estar esperando para un control. Por suerte en el camino no tuve casi dolor y cuando llegué la partera me atendió enseguida, confirmando que tenía 5 de dilatación. Ya me quedaba internada.
Hicimos juntos con #marido el ingreso a la clínica como si estuviéramos haciendo un check in en un hotel 😳. Y de pronto, nos separaron…cada uno a cambiarse por separado.
Entré a la sala de parto sola y el dolor empezó a ser bastante intenso. El anestesista ingresó y empezó a hablarme de cómo me iba a aplicar la peridural. Era sumamente sincero con el objetivo de tranquilizarme un poco y me dijo: “la siguiente contracción te va a doler, la próxima también, ya la tercera un poco menos y la cuarta no debería doler.” Y así fue, las primeras dos dolieron, mucho, me retorcí del dolor sin llegar a gritar…pero después calmó y justo ahí entro #marido, que casi inmediatamente empezó a llorar. Por emoción, miedo, ansiedad…todo junto.
La partera rompió la bolsa (yo ni me di cuenta) y al ratito empezó a sonar un “biiiiip”, parecía que algo no andaba bien, pero todo el equipo médico estaba tranquilo. Se me acercó la partera y me dijo: “tranquila, tu bebé está queriendo salir y le bajaron un poquito las pulsaciones pero es normal” y me puso un tubito con oxígeno cerca de mi nariz. Casi inmediatamente llegó mi obstetra y al rato ya me estaba pidiendo que pujara.
Durante el curso de pre-parto me hicieron pujar muchas veces y en todas, me felicitaron por lo bien que lo hacía. Pero ahí era distinto, estaba sucediendo y mi cabeza no estaba en eje 😆. Puje la primera vez y el obstetra me dijo: “Así no se puja”, quienes me conocen saben que si alguien me dice algo semejante es como si me estuvieran desafiando…la proxíma contracción lo hice tan bien que todos me estaban felicitando y fueron solo dos pujos (largos) más y #queenjuana salió. Lloraba, tenía toda su manito en la boca. Estaba asustada pobrecita, incluso hizo el meconio justo ahí, encima mío 💩💩💩Pero no me importaba nada, sólo quería agarrarla, tocarla y besarla. Cuando me la pusieron sobre mi pecho me invadió la felicidad, el amor❤. Empecé a llorar de felicidad y miraba a #marido, los dos con inmensa sonrisa. Después de 9 meses de pensarla, imaginarla y sentirla, estaba ahí…tan chiquitita e indefensa.
Al ratito el neonatologo me explicó que se la llevaba por contro con #marido como supervisor 👮🏼. Y ahí sentí una soledad inmensa…primero, sentí que los puntos de la episiotomía duraron más que el parto en sí mismo. Después un camillero vino a buscarme y me dejó sola en la puerta de la sala de parto esperando a #marido y #queenjuana , la espera se me hizo eterna. Llegaron y todo fue felicidad, de vuelta nos unimos en llanto de alegría mirando a esa bebida tan linda.
Mi experiencia fue divina, realmente creí que todo era peor. Sí hubo dolor, pero en general bastante tolerable y controlado. Y la verdad, es que la recompensa borra cualquier mal estar que pude haber tenido. Como todo el embarazo, #queenjuana fue realmente una reina y trabajó a pleno para salir rápido 💪🏼.
Ya en el cuarto todo era felicidad, pira foto y sonrisa. Yo me recuperé bastante bien, solo una pequeña molesta lógica después de haber parido 😂😂😂. ¿Como fue tu parto? Seguro que aunque hayas tenido dolor y sufrimiento, tal vez por varias horas, no lo cambiarías por nada..y lo volverías a vivir una vez más 🙃.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: