La lactancia real

img_20161105_150124

Desde que quedas embarazada escuchas y lees acerca de la importancia de la lactancia, de lo importante que es para tu bebé. Eso va construyendo una montaña de presiones que se reflejan recién el primer día que conoces a tu bebé…¿voy a producir suficiente? ¿De buena calidad? ¿Prenderá bien? Todas preguntas válidas pero que no vale la pena hacerse con tanta anticipación.

También se habla mucho de la conexión, de ese momento único e inimitable. Pero nadie, NADIE te dice que la lactancia no es fácil.
Los primeros días son definitivamente los más difíciles. Ni vos ni tu bebé tienen idea de cómo hacer para que ‘todo suceda’. Esos primeros días tu cuerpo produce calostro, éste sale en poca cantidad y es justo lo que tu bebé necesita. Está repleto de grasas, proteínas y anticuerpos que protegen a tu bebé de infecciones y activan el sistema inmunológico. Esos primeros días tenes que asegurarte de alimentar a tu bebé y podes tener la suerte de que agarre de una o puede tardar un poquito más. Si tarda, va a ser un poco desgastante emocionalmente: vas a tener que recurrir a elementos ajenos al cuerpo como pezoneras, jeringas y el miedo a que, si no come, tenga que tomar suplemento. Te vas a tener que bancar que enfermeras o puericultoras con poco tacto te digan cosas que te afectan emocionalmente (no olvidemos que post parto hay una mega revolución hormonal), y vas a tener que lidiar con los fantasmas de tu cabeza. Sé que parece difícil, y lo es, pero confía en tu cuerpo, en tu bebé y en que la naturaleza es sabia (todavía no entendemos cómo un bebé está rodeado de líquido en la panza por tanto tiempo 😶).
Cuando el tema de si agarra o no deja de ser un problema, puede aparecer el inconveniente de lo que le puede pasar a tus pezones. Agrietamiento, sangrado, hipersensibilidad…y un bebé hambriento, definitivamente no es una buena combinación. La clave es estar atenta a la forma en la que tu bebé se agarra, tal vez te este lastimando por agarrarse mal. De todas maneras, una vez lastimados vas a tener que aguantar un poquito el dolor y la misma leche materna es la que te va a curar (esto es algo que descubrís una vez que empezas con la lactancia, la leche puede ser el antídoto para varias cosas➡rasguños en la carita de tu bebé por ejemplo, ya que es un gran cicatrizante #datazo).
Nosotras tuvimos experiencias diferentes, con lo cual puede pasarte todo esto, sólo alguna de estas cosas o simplemente todo te sale bárbaro y sólo conectas con tu bebé (una afortunada).
Después de algunos días, baja la leche 😤 Sería bárbaro que pudieran sobrevivir a calostro para siempre, pero no. Baja la leche y es como si se abrieran las compuertas de acceso a un océano 🌊. Las gomas se hinchan a punto de explotar. Hay que estar atenta para aflojarlas y prevenir una infección. La mejor receta es darle de comer a tu bebé y, si no afloja, paños de agua tibia (o pañales también) y masajes para descomprimir.
Además de los posibles inconvenientes, la lactancia es un poco desgastante. De hecho, muchas mamás hasta tienen la suerte de perder peso. Pero dar de comer tan frecuentemente cansa y ni hablar si a eso le sumamos alguna de las posibles dificultades que ya mencionamos.
Por último, y no por eso menos importante ☝🏼, está el goteo. Perder leche a chorro o gota complica. Cuando una está dándole de un lado, también produce del otro. Esto puedo ocasionar ropa manchada, papelones públicos y más desgaste. También, casi como un relojito, el cuerpo es tan inteligente que a veces se anticipa “avisándote” que el bebé tiene que comer. Lo importante es que se va a regularizar…no tan inmediatamente, pero vas a volver a ser persona 😉.
Con lo cual, es difícil. Nadie lo dice, solo se habla de lo lindo de hacerlo. Están las redes inundadas con el #yodoylateta y nadie blanquea que a veces cuesta. Entonces llegamos todas después de 9 meses de embarazo con miles de expectativas y resulta un poco frustrante si las cosas no salen como el ideal. Si queres informarte un poco más recomendamos las charlas de Paola de los Santos (buscalas en YouTube) y mantenerte hidratada, eso es súper importante. La clave está en saber lo que puede pasar, estar tranquila y confiar, para que el #yodoylateta sea algo que cada vez más mujeres puedan hacer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: